Skip to content

¿Qué proponemos?


Educar para la libertad: diálogos y acción por una educación emancipadora

“La educación que queremos para el mundo que precisamos.

La educación que precisamos para el mundo que queremos.”


Del 15 al 22 de octubre de 2018, celebramos la II Semana Latinoamericana por el Derecho a la Educación, y en este marco lanzamos la movilización regional
“Educar para la libertad: diálogos y acción por una educación emancipadora”. Con la iniciativa, queremos invitar la ciudadanía de América Latina y el Caribe a movilizarse para defender una educación emancipadora, capaz de transformar el presente y futuro de niñas y niños, adolescentes, jóvenes y personas adultas, desde la reflexión, el diálogo y el pensamiento crítico, y desde la capacidad de indagar, cuestionar, discernir, imaginar y accionar por otros mundos posibles. Una educación orientada a los propósitos de los derechos humanos; a la construcción de la paz y de ciudadanías activas, críticas y participativas; al fortalecimiento de nuestras democracias; y a la superación de las desigualdades y discriminaciones.

Con miras a poner en debate y reflexión qué es una educación emancipadora y garante de derechos, esta iniciativa – cuyas actividades seguirán hasta septiembre del 2019, aniversario de la adopción del ODS 4 – quiere impulsar círculos de diálogos y acciones a nivel local, nacional y regional que involucren toda la membresía de la CLADE, educadoras y educadores, sindicatos docentes, movimientos y organizaciones estudiantiles y de jóvenes, investigadoras e investigadores, autoridades públicas, comunidades educativas y organizaciones de la sociedad civil local, nacional y regional, así como la ciudadanía de manera general.

 

Puntos de partida para la reflexión sobre una educación emancipadora y garante de derechos

Defendemos que una educación emancipadora, liberadora y garante de derechos tiene el rol de promover la transformación positiva de nuestras sociedades, desde la reflexión, el pensamiento crítico y el diálogo como principio ético, político y pedagógico, y desde la capacidad de indagar, cuestionar, discernir, imaginar y accionar por otros mundos posibles.

Subrayamos que una educación emancipadora y garante de derechos presupone estar orientada a los propósitos de los derechos humanos, a la construcción de la paz, de ciudadanías activas, críticas y participativas, al fortalecimiento de nuestras democracias, a la colectividad y a la superación de las desigualdades y discriminaciones.

Además, debe promover la realización de una vida digna, reconociendo las singularidades, diversidades y distintas cosmovisiones de los pueblos, y a la vez debe impulsarse desde una gestión educativa democrática y la participación activa de la comunidad educativa en la definición de los planes políticos-pedagógicos.

Una educación emancipadora debe considerar la relación intrínseca e inseparable entre la educación, el arte y la cultura, la cual debe reflejarse en los sistemas y centros educativos, de manera que las escuelas sean reconocidas como centros culturales en donde las múltiples manifestaciones de las diversidades culturales no solo se expresan, sino que también se producen.

Debe, asimismo, asegurar la enseñanza y el aprendizaje de conocimientos acumulados por la humanidad a lo largo de la historia, en distintos campos, incluyendo y valorando la diversidad de saberes y cosmovisiones de los distintos pueblos, desde la perspectiva de una educación popular y descolonizadora.

Discutir los sentidos y retos de una educación emancipadora implica también cuestionar las tendencias reduccionistas, economicistas y homogeneizadoras de los sistemas educativos. Estas tendencias se han instalado de la mano con la aplicación de pruebas estandarizadas para medición del desempeño de estudiantes y docentes, las cuales son frecuentemente definidas e implementadas sin debate público, teniendo como impactos la responsabilización, agobio, punición, o premiación de la comunidad educativa por sus resultados en las pruebas.

Conozca algunos materiales que profundizan este debate.